Crías y madres con escamas

By on 5-29-2014 in 5 - Los Animales, Reptiles

 


 

Un aligator americano se arrastra entre arbustos espinosos y los aparta con las patas y la boca. Pronto deja un espacio amplio y limpio. En él hace un montón de barro y plantas. En un hueco de la cima del montón pone, por lo menos, cincuenta huevos. Después, cubre los huevos con barro y plantas.

Durante dos meses, la madre aligator está al lado de su nido. Un día oye unos ruidos. Abre el nido con sus dientes. Pequeños aligátores parpadean en presencia del brillante sol.

Las madres aligátores cuidan sus huevos hasta el momento en que se rompen. Pero la mayoría de reptiles se limitan a poner los huevos y se van. Sus hijos nunca los ven.

Las tortugas excavan huecos en el barro o en la arena. Ponen los huevos en los agujeros. Después cubren los huevos y se marchan. El cálido sol hace romper el cascarón. La pequeña tortuga se arrastra fuera del nido y va hacia el agua.

La mayoría de serpientes ponen sus huevos y se alejan. Pero unas pocas clases de serpientes se enrollan alrededor de sus huevos hasta que se rompen. Cuando pasa esto, la madre abandona el lugar.

El aligator americano pone los huevos dentro de un nido de barro y hierbas. Cuando los huevos se rompen, la madre abre el nido.


Aligátor americano

Premium WP Plugins
A %d blogueros les gusta esto: