Un cascanueces complicado

By on 1-02-2015 in 7 - Cómo funcionan las cosas, Máquinas que facilitan el trabajo

Érase una vez un hombre al que, de repente, le entraron ganas de comer nueces. No tenía nada con que romperlas, así que decidió inventar una máquina cascanueces. Para construir la gran máquina utilizó muchos planos inclinados y palancas. Para hacerla funcionar sólo debía balancearse, hacia delante y hacia atrás, en su balancín.

Al balancearse, una palanca hacía girar pequeñas ruedas, las cuales, a su vez, ponían las correas en movimiento. Las correas movían grandes ruedas que hacían girar ejes, y éstos movían unos engranajes. Al mismo tiempo, el balancín tiraba de una cuerda que pasaba por una polea y abría la puerta de una caja. Cada vez que se abría la puerta caía una nuez de la caja y rodaba por la rampa hasta el engranaje, el cual rompía la nuez entre sus dientes. Las nueces rotas caían en una ancha cinta que las llevaba hasta la silla. El inventor cogía entonces las nueces y las cáscaras caían en una caja.

¿Cuántos planos inclinados y cuántas palancas puedes contar en la máquina cascanueces?

Premium WP Plugins
A %d blogueros les gusta esto: