Cómo se hacen los alfileres

Cómo se hacen los alfileres

Los alfileres se hacen con rollos de alambre. Una máquina estira el alambre y lo corta en trozos cuya longitud es la de un alfiler. Otra máquina remacha uno de los extremos de cada pieza para convertirlo en cabeza y lima el otro extremo hasta obtener una afilada punta. Los alfileres son introducidos después en una mezcla hirviente que los cubre de una delgada capa de estaño. Una vez terminada esa operación, y otra más de pulido, se ensartan en unas tiras de papel y quedan listos para venderlos.

Las agujas imperdibles también están hechas con alambre. Este se dobla de modo que forme en el medio una anilla y en uno de los extremos se fija sólidamente una cabeza en forma de capuchón.


Estirado del alambre


Alfileres prendidos en el papel