La muralla más larga

La muralla más larga


 

 

Hace miles de años, un emperador de China decidió construir una muralla para protegerse de sus enemigos. Se denomina la Gran Muralla China.

Ese emperador ordenó que trabajaran en ella todos sus súbditos disponibles, los cuales sumaban muchos millones. Los obreros tallaban y acomodaban las piedras a mano, colocaban ladrillos para formar los lados de la muralla y después rellenaban los huecos con barro.


La Gran Muralla construida hace más de 2.500 años protegía el imperio chino.

 

El trabajo duró un centenar de años, pero, cuando se acabó…

¡vaya muralla! Tenía la altura de un edificio de tres pisos y una longitud de más de 2.500 kilómetros. Esta grandiosa obra de fortificación se retuerce como un dragón chino sobre montes, ríos y desfiladeros. Es tan larga que sería visible incluso desde la Luna.

Buena parte de la Gran Muralla está todavía en pie, pero no sirve ya como defensa.