Los jardines colgantes

Posted By Manuel on May 27, 2015 | 1 comment


Hace muchísimos años, en las lejanas tierras de Babilonia vivía un rey llamado Nabucodonosor. Se casó con una hermosa princesa de otro país y la llevó a la capital de su reino: Babilonia. Como la nueva reina sentía nostalgia de las montañas y jardines de su país, el rey reunió a sus arquitectos y artesanos para trazar los planos de los jardines más hermosos que el mundo hubiera visto jamás.

Comenzaron los trabajos. Los hombres del rey construyeron grandes muros y terrazas y en ellas pusieron flores, árboles frutales y fuentes. Los jardines eran los más altos que jamás había visto nadie.

La construcción de los jardines no fue fácil. Al carecer de máquinas, los hombres tenían que transportar por sí mismos rocas y piedras para construir los muros, terrazas y fuentes.

Para conservar el verdor de los jardines y mantener las fuentes, tenían que transportar el agua desde lejanos ríos.

En tierras del Irak, los arqueólogos han encontrado pozos vacíos, fosas y sótanos que debieron formar parte de esos jardines colgantes de Babilonia. La palabra “colgantes” confunde a veces porque, en realidad, los jardines no “colgaban”. Esta palabra puede provenir de una palabra latina que significa balcón y terraza. La ilustración muestra cómo un artista imaginó esta maravilla del mundo antiguo.