Lugares raros para comer

Lugares raros para comer

 

Este edificio, denominado Atomium, se construyó en 1958 para la Exposición Universal de Bruselas.


 

Todo, incluida la comida, está hecho de átomos. Nunca podrás comer dentro de un átomo; es demasiado pequeño.

Pero en Bruselas (Bélgica), es posible hacerlo en un lugar parecido, en el llamado Atomium. Se sirve comida dentro de la reproducción de un átomo. El modelo es cientos de miles de millones de veces más grande que un átomo real. El Atomium reproduce a gran escala un conjunto de átomos que forman lo que se llama una molécula. Es más alto que un edificio de treinta pisos y cada esfera es la reproducción de un átomo. En la superior hay un restaurante.

Por una escalera mecánica, se sube de una esfera a otra y de este modo se llega al restaurante. Pero también es posible llegar directamente en uno de los ascensores más rápidos de Europa.

En los Estados Unidos es posible comer incluso a mayor altura del suelo. Mediante un ascensor se sube a una plataforma, dos veces más alta que el Atomium, situada en lo alto de la Space Needle (Aguja del Espacio), en Seattle (estado de Washington). El restaurante situado sobre esa plataforma da una vuelta sobre sí mismo cada hora.


La Space Needle (Aguja del Espacio), en Seattle (Estados Unidos), conmemora la Exposición Universal de 1962.