Un agujero en el techo

Un agujero en el techo

 

El Panteón de Roma (Italia), construido hace miles de años, tal como se conserva hoy día.

El edificio con un gran agujero en el techo es el Panteón de Roma, en Italia. No tiene ventanas ni lámparas. La luz entra por la abertura de la bóveda.

Hace casi dos mil años, el general romano Marco Agripa construyó el Panteón, templo dedicado a todos los dioses romanos. Más tarde, el emperador Adriano le añadió una gran cúpula redonda, que se llama rotonda por su forma esférica. Sus dimensiones aproximadas, desde el suelo al techo y de un lado a otro, son como las de un edificio de catorce pisos. La enorme cúpula, con el gran agujero en el centro, es una de las mayores del mundo.

El Panteón está en la Plaza de la Rotonda. Es uno de los monumentos mejor conservados de la antigua arquitectura romana.

Este antiguo cuadro muestra cómo el agujero abierto en el techo del Panteón ilumina el interior del edificio.