Un mercado que no duerme

Un mercado que no duerme


Venta de pájaros en Las Ramblas de Barcelona, España.

Si llegas a Barcelona en barco y al salir del puerto vas hacia donde acude la mayoría de la gente, pronto te encontrarás paseando por las Ramblas, una avenida ancha y arbolada en donde podrás comprar en poco tiempo las cosas más dispares sin alejarte apenas del barco.

En ella se exhiben para la venta diversas plantas y flores, así como artísticos ramos. Libros y revistas de varios países llenan los quioscos. Multitud de curiosos rodean las jaulas de animales que están a la venta. Tiendas de todo tipo se abren a ambos lados de la calle, y no faltan los restaurantes. En un gran mercado puedes comprar cuantos alimentos necesites.

Cuando regreses al barco, otros comenzarán su paseo de compras. Y cuando hayan cerrado todas las tiendas, las Ramblas seguirán estando llenas de gente que pasea y charla: estudiantes, marinos de todo el mundo, turistas de las más lejanas procedencias…

De día y de noche, las Ramblas son un río humano que no sabes si nace o desemboca en el mar, un mercado en el que, para los ojos de los demás, cada uno es un poco comprador y un poco vendedor.