Pintar salpicando

Pintar salpicando

Materiales:

•    un cepillo de dientes usado • papel

•    un plato de postre • una hoja de árbol

•    colores de gouache o tinta

•    un trozo de red metálica o un palo liso

Preparación

Coloca periódicos viejos sobre la mesa en que vas a trabajar para que la pintura no la ensucie. Ponte un delantal o una bata.

Vierte un poco de pintura de gouache o tinta en el plato. Si utilizas esta clase de pintura, añádele agua para hacerla más clara.

Ejecución

Pon la hoja de árbol sobre el papel.

Moja el cepillo de dientes en el plato con pintura.

Sostén la red sobre el papel y pasa el cepillo por ella.

La pintura salpicará el papel excepto donde está cubierto por la hoja. Con una red de agujeros grandes conseguirás salpicaduras también grandes. Si los agujeros son pequeños, las salpicaduras serán pequeñas.


Es posible utilizar un palo de helado en vez de la red metálica; frota el cepillo contra la superficie del palo para provocar las salpicaduras de pintura.

Después de que hayas salpicado todo el papel, retira la hoja.

Puedes utilizar la misma hoja muchas veces sobre otras superficies de papel y utilizar también cualquier figura que desees, recortada de una revista; por ejemplo,