Sombras que engañan

Posted in 12 - Mira y Aprende, Ver para creer


Comparte con amor:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  

Algunos “malos” de la pantalla, aun sin máscaras, parecen temibles, pero en la realidad estos hombres tienen un aspecto del todo normal.

¿Cómo se logra, pues, que parezcan tan diferentes?

En la vida real, la luz nos da en la cara de frente o desde arriba. Por esto, las sombras que vemos en los rostros están situadas “bajo” los ojos, la nariz y la barbilla. Pero, ¿qué ocurriría si la luz viniera desde abajo? En este caso, las sombras no aparecerían donde estamos acostumbrados a verlas: se hallarían aniba, no debajo.

Lograr por medio de las sombras que la gente parezca distinta de lo que es, constituye una especie de ilusión óptica.

Las cosas a las cuales no estamos acostumbrados suelen asustarnos. Estas sombras extrañas hacen que parezca terrorífica una cara que, por sí misma, no lo es.

Puedes experimentar sobre ti mismo los efectos de las sombras.

Toma una linterna eléctrica y ponte delante de un espejo en una habitación oscura. Enciende la luz y sosténla bajo la barbilla.

Observa lo que sucede.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.