Colmillos de elefante y teclas de piano

Posted in 8 – Cómo se hacen las cosas, Recursos naturales


Comparte con amor:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  

Un pianista golpea colmillos de elefante para interpretar una pieza de música. ¡Pero no lo hace sobre el elefante directamente, claro! Después que éste muere, hay que extraerle los colmillos, limpiarlos y pulirlos hasta que queden blancos y relucientes. Son como el marfil, porque en realidad «son» marfil.

En la fábrica, una máquina los corta en forma de tiras lisas y delgadas que posteriormente se mandan a la fábrica de pianos. En ésta, unos hombres las encolan sobre las teclas del piano que se usará en las salas de concierto.

Y así ocurre que cuando el pianista interpreta una obra musical, en realidad está poniendo sus dedos sobre unos trocitos de colmillo de elefante.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Copied!