Difícil de conseguir

Posted in ¿Qué es la economía?, 8 – Cómo se hacen las cosas


Comparte con amor:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •   
  •  

Imagínate que deseas vender tu bicicleta por mil pesetas, pero nadie quiere comprarla. Bajas el precio a setecientas pesetas, pero todavía no se interesa nadie por ella. Probablemente, el motivo es que faltan compradores dispuestos a adquirir una bicicleta usada.

Lo que quiere la gente es comprar bicicletas nuevas.

Pero supongamos que, de repente, todas las fábricas de bicicletas cierran y ya no es posible comprar una bicicleta nueva. Quizás entonces más de uno se interesaría por tu vieja bicicleta.

En este caso habría demanda en relación con ella.

Seguramente la venderías por más de las mil pesetas que pedías por ella al principio. Y si esperaras un año, o dos, tanta gente desearía comprar bicicletas que no habría bastantes para todos.

El precio de tu bicicleta subiría tal vez hasta cinco mil pesetas. Y si esperaras diez años, obtendrías aún más.

Hay cosas, como los diamantes y las perlas naturales, que son muy caras a causa de su escasez y de la incesante demanda del público. Y otras cosas, como los cuadros de los pintores famosos, alcanzan precios muy elevados por ser únicas en su género.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.