Para medir el tiempo

Posted By Manuel on May 23, 2015 |


Cuando el panadero pone el pan en el horno, atiende al reloj para saber exactamente cuándo tiene que sacarlo, de modo que el pan se cueza, pero no se queme.

Los árbitros son los encargados de controlar el tiempo y cuidar de que se cumpla el reglamento en los partidos de fútbol, de baloncesto y de otros deportes. Llevan sus relojes para indicar a los jugadores cuándo ha terminado el partido.

En las pistas deportivas, los atletas corren en busca del triunfo; para controlar la velocidad de su carrera el cronometrador emplea un reloj especial, llamado cronómetro, con un dispositivo que al ser apretado detiene el reloj.

Cuando el relojero repara relojes, emplea uno que señala la hora con toda exactitud. Lo usa para comprobar si los relojes reparados marchan también exactamente.

Cuando el médico te toma el pulso, mira siempre el segundero de su reloj; de este modo puede controlar la frecuencia de los latidos de tu pulso.

Los oficiales de navegación de un barco usan relojes y contadores. Uno de los relojes se llama cronómetro marino y señala la hora del Observatorio de Greenwich, situado en Gran Bretaña. Sabiendo la hora de Greenwich, pueden saber la posición del barco.

Los vigilantes de los aparcamientos controlan el tiempo que un coche puede estar estacionado observando unos contadores especiales que hay en cada uno de los espacios reservados para aparcar. Si el coche está todavía allí cuando el contador ya se ha parado, el vigilante puede sancionar al conductor.